Imprimir
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 

 

logo caritas

    Consideramos acertada la frase “Todos somos Cáritas”. Y ponemos todo nuestro empeño y voluntad para desempeñar, con responsabilidad y entusiasmo, esta tarea que la Iglesia nos encomienda”.

 

 

"Lo que hay que saber de Caritas, y lo que muy pocos conocen."

 

      La agrupación de varias Cáritas parroquiales y que deciden aunar esfuerzos y recursos, dá lugar a la denominada Cáritas Interparroquiales, actualmente existentes en A Coruña, Carballo, Arousa, Ribadumia y Pontevedra.

      En la coordinación de todos los equipos humanos, se encuentra Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela.

      A cargo de Cáritas Interparroquial de Santiago, se encuentra la Sra. Amelia Pereira Menaut, con los siguientes programas:

 

      Atención a familias monoparentales: Centro Vieiro - Carballo - Web http://www.vieiro.org

      Infancia y Juventud: Colonias Arnela.

      Empleo: Centro Traballo e Cultura.

      Drogodependencias y personas sin techo: Centro Vieiro.

 

- Caritas Interparroquial de Santiago de Compostela -

c/ Hospitalillo nº 2 bis

15.702 Santiago de Compostela

Tel: 981-552-140

Fax: 981-563-085

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

 

- Sede diocesana -

www.caritas-santiago.org

Cáritas Diocesana Santiago de Compostela
Carrera del Conde, 14
15706 Santiago de Compostela - A Coruña

Teléfonos: 981 554 433 / 981 581 542
Fax: 981 572 005

 

 

 

Cáritas, la osadía de luchar contra la pobreza

EDITORIAL VIDA NUEVA | Nunca en la historia reciente ha habido seguidas tantas malas noticias para el conjunto de la sociedad española ni, paradójicamente, tan pocos periodistas para contarlas, ahora en las colas del paro. Pero esto, que podría sonar a un mero lamento corporativista, bien podría ser el reflejo de una situación que, de manera más cruda, acaba de radiografiar Cáritas Española en el Informe FOESSA sobre Exclusión y desarrollo social en España. Análisis y Perspectivas 2012.

Efectivamente, los golpes bajos de la crisis económica tienen contra las cuerdas no al Gobierno, como de manera simplista sostienen algunos, sino a todo un país, que asiste entre atónito y atemorizado a la demolición de un sistema, al que se había llegado no sin pocos esfuerzos, basado en la igualdad de derechos y en la cohesión social.

Pues bien, todo eso ha empezado a cambiar. El análisis de los datos que arroja el citado informe –uno de los más prestigiosos que se realizan en nuestro país– sobre la evolución de la realidad social en España desde que comenzó la crisis, en 2008, confirman “una pobreza más extensa, más intensa, más crónica y una convivencia que se asienta cada vez más en una sociedad dual”·, según señaló el secretario general de Cáritas, Sebastián Mora, en la presentación

“Una pobreza más extensa –añadió– porque se incrementa en número de hogares y personas; más intensa porque las situaciones de privación material y la dificultad de acceso a derechos básicos se ha acrecentado; más crónica porque no hablamos de situaciones de pobreza pasajera, sino de años viviendo bajo el umbral de la pobreza, incluso en personas con empleo que siguen siendo ‘trabajadores pobres’”.

En una época en donde
asoma la tentación del “sálvese quien pueda”,
corremos el peligro de olvidarnos de quienes
están siendo la auténtica carne de cañón
de este tremendo desaguisado.

Los datos en los que se basan esas afirmaciones son igual de contundentes: el 22% de los hogares españoles está por debajo del umbral de la pobreza; la exclusión social afecta al 25% de la población; el 30% de los hogares tiene dificultades para llegar a fin de mes; en 580.000 hogares no reciben ingresos ni del trabajo ni de la prestación por desempleo; la tasa de paro (23%) es la más alta de la Unión Europea…

Pero esta sangrante realidad enseguida ha sido sepultada por otros datos no menos preocupantes, como la del incremento del déficit público, que amenaza con medidas de ajuste que, previsiblemente, dejarán obsoletos los datos de Cáritas.

Por eso mismo, y como con gran acierto ha apuntado la organización eclesial, la llamada evangélica a una opción preferencial por los pobres, también entre nosotros, además de “clara, valiente y decidida”, es “urgente”.

En una época en donde se imponen los ajustes, los recortes y la austeridad, en donde asoma la tentación del “sálvese quien pueda”, corremos el peligro de olvidarnos de quienes están siendo la auténtica carne de cañón de este tremendo desaguisado.

Y toda la Iglesia, con Cáritas a la cabeza, tiene que seguir no solo contribuyendo con su ayuda material a paliar las necesidades de los más empobrecidos, sino a hacer resonar aún más su voz para convertirse en la conciencia crítica, cívica y solidaria que tantos le reclaman en estos tiempos de desolación.

En el nº 2.791 de Vida Nueva. Del 3 al 9 de marzo de 2012.

 

 

Dignidad

 

Cuando vemos vidas tiradas a la basura, en los portales de nuestras calles, en los basureros de las esquinas, en el vacío de las drogas y la prostitución, la soledad de los casinos, de gentes que no saben tomar decisiones para su bien, a veces el dolor por estos sufrimientos nos lleva a pensar que quizás deberíamos de tomar nosotros las decisiones por ellos

alt

Respetar la dignidad de la persona es afirmar que se el hombre es libre de equivocarse, incluso hasta el límite de perderse en los infiernos de este mundo. Misericordia para perdonar y amor para enseñar otras salidas, pero sin olvidar que la dignidad de la persona pasa por ser responsable de su vida

Ojalá sepamos reconocer nuestras tentaciones de solucionarle la vida a los demás, nuestros miedos al fracaso, a las malas decisiones nuestras y de los demás. Te pedimos señor más misericordia y más amor para respetar la dignidad de las personas y ofrecer salidas a caminos de luz y esperanza                                             Fuente: www.Novabella.org